¿Alguna pregunta? Llámenos al 93 171 00 07 o info@grupoincofisa.com

Aspectos clave de la nueva ley de arrendamientos

El nuevo decreto ley de Marzo de 2019 sobre arrendiamientos, impuesto por el gobierno central y que ha sido modificado hasta en tres ocasiones, genera cierta inseguridad jurídica entre los propietarios.

Pese a que se ha perseguido la idea de incrementar la oferta de viviendas en alquiler y evitar, así, la subida de precios, es muy posible que el efecto sea todo lo contrario.

Los puntos clave

Los principales puntos clave de este nuevo decreto ley en materia de alquileres son:

Incremento de los contratos de 3 a 5 años en el caso de ser persona física y hasta 7 años en el caso de jurídica
El incremento máximo de precio será el del IPC
El plazo para comunicar la extinción del contrato al termino de los 5 años iniciales también se amplia a 4 meses para el arrendador y 2 para el inquilino
Se limitan las garantías adicionales a 2 mensualidades

Además, se imponen ciertos aspectos sobre el desahucio que pueden hacer más complejo el proceso.

El mercado necesita stock

Con la nueva normativa, pese a los intentos del Gobierno, se hace más complejo el escenario para el propietario. El mercado necesita stock, y que éste sea rentable para el propietario o el inversor, o de lo contrario, se optaría por buscar otras alternativas donde encontrar mayor rentabilidad.

Los propietarios o inversores, tendrán que ver muy claro el perfil del futuro inquilino, conocer su situación socioeconómica, trazabilidad y comportamiento.

Según fuentes oficiales, el 95% de las viviendas de alquiler, está en manos de ahorradores y el resto en manos de fondos. La vivienda en alquiler social, representa en España, el 2,5% del parque total, mientras que la media en Europa es del 11%. Por lo tanto, habrá que aumentar la oferta, ya que es la misma que hace 10 años.

Estas mismas fuentes apuntan, que en los últimos 15 años, España ha carecido de un verdadero programa de vivienda.

En este aspecto, Incofisa puede ayudar a los propietarios, a que los riesgos a asumir, sean mínimos. Perseguimos el objetivo de proteger a los propietarios o inversores, pero también al buen inquilino. Disponemos de servicios y productos adecuados a cada situación y circunstanc